EL AUGE DE LOS SEÑORES DE LAS RUNAS

Héroes de Punta Arena (22, 23 y 24 de Rova)

Durante la noche de descanso, los héroes son solicitados por el comisario Cicuta para acompañarlo al cementerio local, donde el guardián encontró el mausoleo de los padres abierto luego del ataque. Fuera de la taberna, el comisario les presenta a dos personas más, que lucharon contra los trasgos en otros lugares del pueblo y se destacaron por sus habilidades, un clérigo de Gozreh, con sus característicos ropajes de jirones y una druida semielfa, discípula de Madame Mvasti.
En el lugar, descubren huellas de trasgos y una criatura mediana (humanoide) que llegaron y luego salieron del mausoleo durante el ataque, saltando el muro que da hacia el bosque. Mientras investigaban, fueron atacados por dos esqueletos de antiguos sacerdotes del pueblo, que fueron reanimados por quienes fueran los que entraron al lugar. Una vez derrotados los esqueletos, descubren con horror que las tumbas están completas (contando a los clérigos reanimados) excepto por los restos del anterior sacerdote de Punta Arena: Ezakier Tobyn, quien falleció calcinado durante el incendio de la antigua iglesia, hace 5 años.
Los héroes son invitados por el noble magnimariano Aldern Dedalera, a compartir con él en agradecimiento por salvarle la vida, en la posada del Dragón Oxidado, propiedad de la señorita Ameiko Kaijutsu. Allí el noble les reconpensó con una bolsa de monedas de oro para cada uno. Además, los entretiene con historias y anécdotas de la vida de la nobleza magnimariana, sus lujos y fiestas. Con el correr de la velada, Aldern se muestra un poco más obsesivo respecto de hacerse interesante para los héroes, a los cuales expresa su más absoluta admiración y deja claro de mil maneras que le gustaría ser como ellos, especialmente  como Findorel el mago, con su poder e intelecto. Mientras se encontraban en ello fueron requeridos por una aldeana, cuya familia fue atacada por un trasgo rezagado que se escondió en el armario del hijo de la familia. Los héroes dieron buena cuenta del trasgo, pero lamentablemente había matado al esposo de la aldeana antes que llegara la ayuda. El comisario Cicuta agradece los esfuerzos de los héroes y vuelven a la posada del Ciervo Blanco a descansar.

En la mañana del día siguiente, son citados al ayuntamiento del pueblo donde los esperan la Alcaldesa Deverin y el comisario, en donde les presentarán a una cazadora elfa apodada "Shaelu", quien pasa la mayor parte del año en las tierras salvajes alrededor del pueblo. Shaelu trae noticias alarmantes: Los trasgos han estado atacando las granjas cercanas, y al parecer en una unión de tribus. Los normalmente caóticos trasgos nunca cooperan, pero cuando lo hacen pueden ser una verdadera amenaza, ya que eso indica un cerebro maestro detrás.

Comments

Gleowine Gleowine

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.